Saltar al contenido

Visor de contenido web Visor de contenido web

NOTICIAS NOTICIAS

Atrás

Comienza la saca del corcho, la piel más preciada de la provincia de Sevilla

Atrás
Esta tarea agrícola no ha presentado cambios durante siglos por su singularidad y delicadeza al extraer el corcho manualmente antes de exportarlo a otros países
AUTOR: Almudena Glez. Caballero
FUENTE:   https://sevilla.abc.es/provincia/sevi-comienza-saca-corcho-piel-mas-preciada-provincia-sevilla-202006160733_noticia.html#vca=rrss-inducido&vmc=abcdesevilla-es&vso=tw&vli=noticia-foto&ref=https:%2F%2Fwww.fnmaker.com%2Ftwitterforpage%2Ftab%2F
FECHA:   18 jun 2020 - 00:00:00

Con el fin de la primavera el campo de Sierra Morena sevillana se prepara para la campaña más esperada del año: la saca del corcho. Cuadrillas enteras de jornaleros extraen la corteza del alcornoque siguiendo los mismos rituales que hace siglos al ser un oficio delicado y de expertos que se encuentran con cada alcornoque cada 9 años. El corcho es uno de los recursos forestales más apreciados y potencial revulsivo económico de la comarca que exporta esta materia fuera de España.

La dehesa de Sierra Morena, espacio natural único en Europa, y la mano del hombre han sido cómplices necesarios para obtener lo que ahora conocemos como corcho. La dehesa es fruto de la intervención del ser humano en el bosque mediterráneo. Durante siglos, el humano ha buscado el equilibrio entre aprovechamiento forestal y conservación medioambiental siempre mirando al futuro. Plantar alcornoques, sabiendo que no darán rendimiento hasta pasado los treinta o cuarenta años es anteponer la salud de la dehesa al rendimiento económico.


Antonio Caballero: «He aprendido de mi padre, sobre el árbol. Sacar corcho es una tarea difícil y bonita que solo se aprende con la práctica»

Antonio Caballero, hijo, hermano y tío de descorchadores, cuenta con más de cuarenta y cinco años de experiencia y recuerda cómo en su juventud casi todas las familias contaban con un buen número de sacadores. «He aprendido de mi padre, sobre el árbol. Sacar corcho es una tarea difícil y bonita que sólo se aprende con la práctica». De esta familia solo un sobrino continuará con el oficio.
Teresa Lozano aprende con su familia las tareas de la saca en su finca La Trapera, en Constantina
Teresa Lozano aprende con su familia las tareas de la saca en su finca La Trapera, en Constantina - ABC

Para que un alcornoque comience a dar corcho de calidad también necesita la intervención del hombre. Sobre los treinta años de vida, estos árboles crean una corteza llamada «bornizo» para protegerse de incendios e inclemencias meteorológicas que se extrae y se usa para fabricar aglomerados. A los 9 años, de nuevo los sacadores extraen su corteza, aún sin ser corcho de calidad, llamado «secundero o refugo». Y ya, en la tercera saca, se puede hablar de corcho.


Encinas y alcornoques, señas de la dehesa

La comarca de Sierra Morena, según cálculos aproximados, cuenta con unas 4.500 has. de alcornocal y unas 33.600 has. con encinas y alcornoques. Cada verano cuadrillas de hasta 30 hombres, en algunos casos, recorren estos montes sin más herramientas que sus hachas y su sabiduría.

En las cuadrillas cada cual tiene una función, así se diferencia entre: rajadores, sacadores, y auxiliares o «jurraqueros». Lo arduo de algunas partes del terreno hace que, todavía, en zonas concretas los burros sean ayudantes para acarrear el corcho. Esta tarea exige de destreza, esfuerzo físico y trabajo en equipo.

Este material acaba en las botellas de los mejores vinos internacionales, sector que demanda corcho de calidad para sus tapones. Para ello el corcho debe ser compacto y grueso. Además, es un excelente aislante del sonido, la temperatura y la electricidad.

El corcho ha sido y es un recurso forestal muy valorado en los mercados internacionales dadas sus cualidades y su difícil producción. Durante el resto del año el alcornoque no precisa ningún tipo de cuidado, aunque en su edad avanzada, la tala puede aliviarle la creación de corcho al quitarle peso a sus ramas.


El corcho en el mercado

La oferta y la demanda fija los precios del corcho en cada temporada teniendo como medida de peso el quintal (46 Kg.)

Un quintal de corcho de las mejores fincas de Sierra Morena ha alcanzado en los últimos años valores por encima de 130€, multiplicado por toneladas supone un impacto de millones de euros en la comarca.